Páginas vistas en total

19 jun. 2017

Entrega del mundo

Y en un beso me entregó nuevamente el mundo. Se despidió con un beso, comon si fuese la esposa en el papel de despedida y yo solo, sin que se entere, me sumergí en sus labios con el afán de acompañarla siempre. Y quizás sea la Penelope de mis cuentos, la dama que con un beso se convierte en la princesa de siempre, a la que espero a que se decida incendiar el mundo, el único que tenemos y en esa perversa luz construir otro donde quepan todos los universos.

Junto a ella, y lo descubrí hace aproximadamente doce años, los milagros son perfectos, o simplemente existen.

Yo con tu beso
hago incendios
mientras cosecho maíz
y alimento enfermos

Yo con tu beso
cultivo fuego
enrojecen los párpados
vuelvo a ser yo
y no finjo
y no finjo

Tú posees mi calma

15 mar. 2017

Como Cortázar

Como Cortázar



Y hay una sola saliva y 
un solo sabor a fruta madura,
 y yo te siento temblar contra
mí como una luna en el agua.
El beso, Julio Cortázar.


Sí, como el flaco argentino que sin polo parecía un Charly bajo la escalera de algún blues sin suicidios, que por cierto los blues tienen escaleras, respaldan su andar musical sobre las cabelleras siempre de alguna dama y sobretodo nunca pide permiso, es lo que se me olvida cada vez que paso cerca de ti. Apresurarme en la madrugada, ganarle al silbido de las estrellas para no despertarte y con tus ojos al sol, en oscuras te prefiero, con las sábanas rogando contarme tus sueños, una pestaña acostarla en mi cabello y como todas las noches jugar al mejor desvelado del mundo.



Escribir como el flaco que de buena carne y buen vino sabía como si sudara poesía, escribir como él o al menos intentar para resplandecer en tus ojos una veta dispuesta a sacrificarse dos veces por este amor, pero me distraigo y toco, intento, toco, intento, toco tus rodillas y con un dedo todo el borde ellas, de ambas, no quiero llegar a ser castigado solo por tocar una, que el castigo sea doble esta vez, y las dibujo como si salieran de mi mano y alejo los labios, es que no va a entender que uno nace en tus rodillas, y se va a espantar de manera significativa todo el tiempo, huirá de tanta promesa, no aguantará tanta promesa en unos dedos sobre unas rodillas. Obviaré los demás escalones, esta noche, porque aún sigue siendo noche y si nos mordemos el dolor es dulce, compartir mordidas debería ser parte del reglamento en la habitación, destapar las ventanas y empezar un terrible campeonato de mordidas, el primer premio será la envidia de las estrellas y su gusto por obtener labios, por saber qué es besarte sin compartir, por enterarse que un beso tuyo recuerda a poesía.

28 feb. 2017

Poema tres

¿Has imaginado qué pueden hacer dos poetas enamorados
en su piel
en una noche
apagando el universo
en su piel
en una noche
recitando
en su piel
en toda la noche
y que el sol se tarde y naufrague más?

¿Has imaginado que podemos hacer en la piel
toda la noche?
Un cuento con alas
olvidar al sol
y olvidado visite otros planetas
y olvidado cuente nuestra relación
y exija comer laureles cada vez que pronuncien tu nombre

una novela collage
sí, donde tus labios tengan historias propias
y compitan solo con tu cintura / con el aprendiz de desierto
donde se cuelen mis besos y tengan que elegir por dónde empezar
sábado de noche y hablando de poesía
un chat
una captura de pantalla
el corazón memorizándose tus ojos
y agregar fotos en dónde olvidamos al sol

alguna otra historia sin índice / sin promesa de acabar / una leyenda para las futuras escrituras
al punto de enamorarme de tus pies
por solo salir a volar
salir a volar