Páginas vistas en total

23 de nov. de 2014

El Guevarismo como la más exigente corriente dentro del espectro marxista/Ernesto Montero

El Guevarismo como la más exigente corriente dentro del espectro marxista

El guevarismo que falta en el Perú




Ser guevarista, ser marxista y ser revolucionario en nuestra sociedad
es complejo porque implica una norma de conducta práctica
cotidiana con un alto grado de exigencia.
El guevarismo no es un problema de hormonas, ni de biología,
no es una búsqueda de adrenalina, vivir experiencias
exóticas a los veinte …

Néstor Kohan, militante guevarista argentino


No sólo no soy moderado sino que trataré de no serlo nunca
Ernesto Che Guevara




A ti, para que acabes el libro del Che


A la tristeza,
actualmente, la combato
con revolución



M
uchas formas de marxismo a nivel latinoamericano, por señalar tan solo un aspecto dentro del espectro amplio que abarca a nivel mundial las ideas marxistas, y eso de que hablamos en pleno siglo xxi, donde las variantes marxistas varían, se acomodan, se olvidan, se pervierten y algunas (muchas) son condescendientes con el sistema capitalista, pocas de ellas han mantenido el espíritu crítico y de combate abierto al capitalismo y sus secuaces. Dentro  de esas pocas está el guevarismo, mariateguismo, gramscismo, que a mi modo de ver, tienen mucho en común, siendo Guevara (Ernesto Che Guevara de la Serna) el punto más elevado, debido a espacio y tiempo y afinidad, de esta corriente marxista historicista, heterodoxa, mística, y sobretodo exigente.

Las formas de marxismo pasando hasta el postmarxismo, que invade cada día más los espacios intelectuales, universitarios y demás, han pasado a ser como diría el inglés Perry Anderson en una de las tesis centrales del libro Consideraciones sobre marxismo occidental, que el marxismo se transformó en Occidente en un objeto más de consumo académico,  perteneciendo así a la vorágine del mercado de consumo, en donde comprar un libro muy bien sustentado, analizando debates, rescatando debates históricos, podría marcar una cifra muy superior en nuevos soles, y a su vez en un lenguaje muy sutil, perfeccionado, que cualquier chico de calle no estaría acostumbrado. Se volvió así en una escuela cerrada, abierta solamente para los elegidos. Esto por un lado.

Sin embargo, aparte de la lucha contra el sistema enemigo, existe también y hay cada día más representantes de esa lucha por “vulgarizar” o popularizar en el mejor sentido de la palabra el lenguaje marxista, pasarlo de la incómoda silla de salón de biblioteca al bar, a la tienda de barrio, al mercado y sus amas de casa, a la expresión actualmente más elevada como el hip hop. La intención, lograr que el marxismo sea una escuela recurrente, que no se la vea ya como algo aburrido, tedioso y sin contenido. Pasando así de la teorización a la praxis, praxis educadora dentro del mismo pueblo. Es una lucha también a vencer.

Pero hablemos del guevarismo, corriente marxista tildada muchas veces de radical, ultraizquierdista, romántica y aventurera, mística y purista, heterodoxa y hasta a veces muy malcriada, pero eso sí tomada casi siempre por espíritus jóvenes, demostrando así que la frase de Salvador Allende de ser joven y no ser rebelde sería hasta una contradicción biológica, sea o tenga como mejor exponente al guerrillero  heroico Ernesto Che Guevara, que fue asesinado -y eso siempre hay que recordarlo, no cayó en combate, fue torturado y hasta el final, para después ser asesinado por el imperialismo- en Bolivia, cumpliendo todos esos adjetivos que la izquierda de su tiempo ( y hasta ahora) le tildaba pero siempre a riesgo de su pellejo, demostrar su verdad no evadiendo los peligros, demostrando que al socialismo siempre se ha de llegar apurados y saltando etapas.

La exigencia del guevarismo nace de tales experiencias, de las anécdotas de este personaje que dio todo de sí para cambiar el mundo. Pero antes de todo cabe señalar el desconocimiento que existe sobre todo en lo que Guevara y el Guevarismo significan, sometiéndolo tan solo a su experiencia guerrillera que fue magnífica, desconocimiento que en el Perú aún persiste y no se hace nada por criticar, señalar, desafiar. Si existe en sí un desconocimiento de las ideas mariateguistas, sobre Guevara es mucho más.

Siendo Guevara, como un punto de vista propio, el mejor continuador de las ideas del amauta Mariátegui, uno de los mejores exponentes de esa línea heterodoxa. De Guevara tendría que hablarse mucho, sin embargo en el Perú son pocos los  que se introducen en su pensamiento y dan aportes, cabe destacar el último libro de Cristian Gillen, El pensamiento filosófico, económico y político del Che Guevara, donde analiza algunos aportes y también porque no limitaciones de la época que Guevara tenía respecto a diversos temas: economía y el paso transitorio hacia el socialismo, el tema de la lucha contra el marxismo de fuerzas productivas, el papel del sujeto y el hombre en la historia de la revolución y demás aristas que recomiendo puedan leer, un autor de los pocos que en esta parte de América toma en cuenta lo estudiado por Guevara y los aportes que da al marxismo, principalmente latinoamericano. Cabría también señalar textos de militantes marxistas como Michael Lowy (Brasil) o el compañero Néstor Kohan, de La Argentina, que ha abarcado y analizado varios puntos del Che, dando a conocer la gama de estudios que Guevara ofrece para el marxismo, contradiciendo a los teóricos que limitan el pensamiento guevarista a una cortina de tiros y poemas de combate.

Vayamos al punto de la exigencia. De por sí el marxismo es una filosofía de la praxis, una concepción del mundo sin ser separada de la vida cotidiana, las personas o sujetos, sus problemas y vivencias; teniendo como base la lucha de clases, el conflicto de clases que históricamente ha existido en toda la sociedad humana. Por lo tanto esta filosofía contiene una ética, normas de conducta que van más allá de la lectura en solitario de textos marxistas, que leer el Manifiesto Comunista, el Qué Hacer de Lenin o demás textos de los clásicos te hace marxista, eso de por si no tiene nada que ver con ser marxista, mucho menos ser guevarista. Y si hablamos del Guevarismo, para los que al menos conocen la biografía del Che, estas normas de conducta son bastante exigentes, piden un poco más de lo que se pide a los seguidores de Kautsky o Bernstein, por ejemplo. En palabras de Néstor Kohan:

El guevarismo expresa el punto de vista más radical que en sus exigencias de unir la teoría con la práctica, de unir el conocimiento con una filosofía de vida cotidiana, conlleva ciertas exigencias éticas muy altas, muy altas, a veces muy difíciles de cumplir… Esta corriente marxista tiene un alto grado de exigencia…tiene un componente ético muy alto, que otras corrientes no la tienen

Siendo pocos los que mantienen el espíritu revolucionario, y de esos muchos que no lo mantienen, terminan en el camino de la doble moralidad, hablando del Che como ejemplo a seguir dentro de sus movimientos, partidos, grupos sociales, y borrando el mensaje en sus actitudes similares a las burguesas. La doble moral es una conducta de la política burguesa, desligar la ética de la política de por sí es ya un aspecto que no tiene nada que ver con el guevarismo, y de eso se peca mucho por estos lados, por eso urge elevar el pensamiento del Che para evitar el conformismo dentro de una política que usa a los mejores hijos del pueblo para los bienestares de sus bolsillos.

Y pues Guevara, que sintetizó de una manera única la teoría con la práctica, dejó con su manera de actuar los límites muy altos para la realización de la revolución en estas partes del mundo y por qué no decirlo para todo el mundo, o al menos para los países tercermundistas donde él siempre hablaba. La valla es alta pero no imposible de alcanzar, con dedicación y entrega diaria se puede obtener la victoria. Por ejemplo, frases hechas históricas como una del Diario en Bolivia

…este tipo de lucha nos da la oportunidad de convertirnos en revolucionarios, el escalón más alto de la especie humana, pero también nos permite graduarnos de hombres: los que no pueden alcanzar ninguno de estos dos estadios deben decirlo y dejar la lucha

Escrito el 8 de agosto de 1967, en plena revolución bolivariana, elena, guerrillera y revolucionaria, un Guevara quemándose las pestañas, estudiando a Hegel y tirando tiros, estudiando la poesía contemporánea de ese entonces y amando al pueblo latinoamericano; de por sí, era ya un doble o triple esfuerzo de parte del tal individuo que prefirió todo para todos. Esta frase marcaría su gesta, la de los hombres que lo siguieron hasta Vallegrande. Ser revolucionario implicaba harto sacrificio y los que no podían seguir en la lucha (entiéndase, no solo la armada), deberían abandonarla.

Tal modo de vida, porque el guevarismo también es un modo de vida, implica coherencia entre la teoría y la práctica y viceversa. De que si hablamos de proyecto revolucionario totalizante, se tiene que hablar también del tema de poder, de cómo obtener el poder y sobretodo qué es poder actualmente para los movimientos de izquierda, partidos que tiran para la izquierda, un tema que no se ha zanjado actualmente y menos está en la lista de estudio de estos movimientos o partidos, se discute sí se participará en las elecciones del próximo año, con qué grupo o logo se ha de postular, con quiénes se abrazan para la foto y demás, cuántas firmas para obtener el kit. La, máxima leninista de “todo es ilusión, menos el poder”, se ha dejado de lado desde la teoría hasta la práctica, debido a que grupos peinados a la china pensaron y dogmatizaron este eje de la lucha revolucionaria, quedando así como algo secundario, innecesario para algunas corrientes marxistas.

Gramsci definiría al poder, contrariamente a las posiciones burguesas y postmarxistas, que no son solo cosas, sino que “son relaciones sociales de fuerza entre las clases sociales”, por lo tanto la lucha por el poder es vigente, necesaria, urgente. Definida básicamente el tema del poder, Lenin en 1919 en el Saludo a la República Soviética de Baviera, ubicado dentro del libro del poeta salvadoreño Roque Dalton Un libro rojo para Lenin que titula “CUESTIONARIO MÍNIMO PARA QUE SEPAS SI HAS TOMADO O NO HAS TOMADO EL PODER” diría sobre la toma del poder:

…Les rogamos encarecidamente nos comuniquen con mayor frecuencia y en forma más concreta qué medidas han adoptado para luchar contra los verdugos burgueses…; si han creado soviets de obreros y servidores domésticos en los barrios de la ciudad; si han armado a los obreros y desarmado a la burguesía; si han aprovechado los depósitos de ropa y otros productos para prestar una inmediata y amplia ayuda a los obreros, y sobre todo a los jornaleros y a los pequeños campesinos, si han expropiado las fábricas y los bienes de los capitalistas de la ciudad, así como también la propiedad capitalista de la tierra en sus alrededores; si han abolido las hipotecas y las rentas de los pequeños campesinos; si han duplicado o triplicado el salario de los peones y jornaleros; si han confiscado todos los depósitos de papel y todas las imprentas para imprimir hojas volantes y periódicos de masas;… si han concentrado la burguesía en el centro de la ciudad para instalar inmediatamente a los obreros en los barrios ricos; si han tomado en sus manos todos los bancos; si han adoptado raciones de abastecimiento más altas para los obreros que para la burguesía, si han movilizado a todos los obreros tanto para la defensa como para la propaganda ideológica en las aldeas vecinas…

Algo está claro, sobre todo para Lenin, es que la toma del poder, el tema de poder, no era cuestión de juegos teóricos de académicos. Y podrán decir que es el Lenin antes de la NEP, o el Lenin que valoraba la guerra de guerrillas y la violencia armada, y que actualmente necesitamos el Lenin estadista, impulsor de la lucha parlamentaria, creador de kits electorales para la toma del poder, poder estatal burgués. O que desde 1919 han pasado tantos años que la actualización del marxismo era necesario. Sin embargo, Roque Dalton definiría a esto “esa otra enfermedad de la visión que consiste en ver a dos Lenin donde sólo hay uno: un Lenin para la toma del poder y un Lenin para la conservación, consolidación y desarrollo del poder. Y no termina ahí la enfermedad: se pone, además, a ambos Lenin a pelear entre sí, como títeres cuyas cuerdecillas fueran accionadas por los estados leninistas, por un lado, y por “los revolucionarios de los países que aún no se han liberado del imperialismo”, por el otro”.

Entonces, el guevarismo continuador de las ideas de Lenin, se plantea también el rescate para el debate el tema del poder, a las más alta forma leninista, sin tropezar con los tufillos de modernismo o postmarxismo (que niegan la lucha contra el Estado y su desaparición) y esto también es parte de la ética impregnada desde Mariátegui hasta el Che, la toma del poder con todas sus variantes y sus estrategias históricas es parte de esa clase de marxismo revolucionario, no de aquella variante moderada que sus tácticas y estrategias de medianocortoplazistas terminan casi siempre haciéndole el juego al sistema, que señalan “vamos a ir hacia una sociedad distinta, vía paulatina, evolutiva, sin confrontación, y poniendo remiendos a los males del capitalismo, haciendo reformas”, Néstor Kohan.

Por lo tanto, actualmente, frente a las prontas elecciones del 2015, en el Perú, cabría dejar sentada algunas preguntas, básicamente sobre el tema del poder, qué entienden por poder y qué clase de poder están hablando, ¿solo tomar el poder estatal?, está en sus discursos tomar el poder, ¿existe un trabajo por un poder realmente revolucionario o solo son alianzas para el escenario electoral y de ahí adiós, cada uno por el bienestar de su bolsillo? Es que si se plantea tan solo, y aquí también entra la rigurosidad del Che, de hablar de transito pacífico, recordemos la insistencia que en Estrategia y táctica de la revolución latinoamericana Guevara señalaba:

Recuérdese nuestra insistencia: tránsito pacífico no es el logro de un poder formal en elecciones o mediante movimientos de opinión pública sin combate directo, sino la instauración del poder socialista, con todos sus atributos, sin el uso de la lucha armada

La posición del Che es clara, sin embargo, a veces lanzar interrogantes de este tipo en un escenario como este (veamos cuantos se suman a esta iniciativa) solo terminan en recibir calificativos que al Che en su época recibía de blanquistas, foquistas ya para la época después del asesinato de Guevara, foquistas aquellos que aún mantienen la estrategia y táctica completa o habla de todas las formas de lucha, porque se sobreentienden gracias a la mala interpretación de las ideas guevaristas, de que el foquismo era tan solo una apuesta solitaria de un pequeño grupúsculo, internada en cualquier bosque llenos de barbas desaliñadas, dispuestos a comer monitos y lanzar tiros por doquier. La mala lectura de los planteamientos de Guevara y porque no, la hegemonía de un cierto sector de izquierda marxista que trató de ensalzar la lucha parlamentaria, electoral, democrática, hizo de que las ideas del Che se resumieran a experiencia militar, y que las circunstancias actuales solo piden la ¿lucha de masas? detrás de un logo cada 5 años.

Entonces, leer al Che de verdad, significa saber que tuvo apuntes muy críticos a la posición de la URSS en ese entonces, que ya vaticinaba su derrotero hacia el capitalismo; que tuvo un estudio de la historia revolucionaria total latinoamericana, que su verdadero camino estuvo impregnado de una lucha frontal contra el imperio, que el estudio era un factor importante en la lucha contra el sistema actual

Después de clase lancé una descarguita sobre las cualidades de la guerrilla y la necesidad de una mayor disciplina y expliqué que nuestra misión, por sobre todas las cosas, era formar el núcleo ejemplo, que sea de acero, y por esa vía expliqué la importancia del estudio, imprescindible para el futuro. Diario del Che en Bolivia.

Por eso dentro de la Cátedra Libre Ernesto Che Guevara y de la Cátedra Libre Marx, ese desconocido se ha retomado un trabajo que creemos ha sido dejado de lado, el de la formación crítica al sistema, a sus puntos teóricos que tienen como ejes, a problemas cotidianos, al tema del poder, al marxismo a emplear y que camino nos conduce prontamente hacia el socialismo. Temas que venimos rescatando, y sabemos que es un arduo trabajo, pero que como el Che, no esperamos descansar.

Entonces, en esta parte de la Patria Grande, el guevarismo aun no asoma como verdadera corriente crítica y organizadora, se la está dejando de lado cada día, pasando a ocupar todo el espectro una lucha que a mi modo de ver no es la única, que no se niegan las luchas electorales, institucionales y demás, sin embargo se olvida todo el planteamiento que sobretodo el Che rescataba como formas para acelerar el camino hacia el Socialismo. Acortar el camino es revolucionario siempre.

Ernesto Montero Campos




20 de oct. de 2014

Saben mejor los labios de los poetas (poema a dos voces, voces para la revuelta)

Saben mejor los labios de los poetas
(poema a dos voces, voces para la revuelta)

Ya sabe
que la inspiración fluya



Qué es una revolucionaria sin tapujos
sin el miedo, la vergüenza de ser cómplice bautizada en lucha
iluminada en la ideología que ama
pues sí, sobre nosotros la patria
la chica, la grande
después
no importa nada
solo amar como Frida  a Diego
como Kahlo invadiendo la ribera
como el sol amando a la tierra en plena noche de primavera
con el  fin de entregarle mi lealtad en sacrificio al futuro
con la condición de perdurar y caminar a pasos de átilas
seguir tropezando cándida y cansada pero con él
con él pariendo olas y vidas insumisas
al poema siniestro que aturde solo está enamorada alma
me tiene atrapada en nuevos y antiguos testamentos sin ser un Dios
siendo hombre hijo de Inkarri

Qué será de esta sierva de ideales torturados
sin la voz suya en cada rojizo atardecer /rojizo sangre prole
roja abertura en la carne
porque sí / usted es el poeta a quien maldigo
a quien apuesto en puño y razón (repita mi nombre a toda voz)
Sus labios lo saben /conocen el recorrido realizado en todos los ayeres
Y así. Y así. Y así
saben mejor los labios de los poetas

Y llega el  beso
y llega el beso traspasando fronteras las del ayer las de palmo a palmo y huellas nuevas a los diecisiete y llega el beso como río de Heraud y las veititontas balas que elevaron el nombre y el cuerpo
y llega el beso contagiado de ríos y árboles
primera estrategia salida de los labios para vencer como en lucha callejera de piedras vendadas
y tomándote del brazo codo a codo     palo a palo   haciendo de este beso un tierno relato históricamente prohibido en los cuadernos del sistema del ministerio de educación

un beso
y ampliamos el mundo

un beso de descanso, poeta
y sabe mejor con lengua /
                                       literaria
impregnada en Juan Ojeda y Javier / Dalton derrotando a los infiltrados del ERP/ al Che encontrando a Hegel en las nubes
a Tomás Borge y Fonseca soportando cárcel y picana
y sabría mejor si besas como Tamara en plena revolución de Cochabamba saliéndose el sol por los ojos
Y así. Y así. Y así

saben mejor los labios de los poetas

Ariana Llerena

Ernesto Montero

24 de sept. de 2014

LA PREFIERO



EL AMOR ES UN DERECHO; 
                     PERO NO UNA OBLIGACION


La prefiero revolucionaria...
así las papas no quemen
y no sea el momento indicado

La prefiero despierta
uñas rojas ante el sol
que se coloque el amanecer siempre a tiempo
que no ame como ayer
pero sí, como en los ochenta
luces apagadas obligatoriamente
volando torres
volando
volando

La prefiero revolucionaria
siempre 
a tiempo completo
preguntando
cuestionando
clandestinamente
y los dedos repartiendo esquirlas
bajo las luces sin desperdiciar nada
ni un paso atrás
ni para el impulso

la prefiero
así no me prefiera
y toda su vocación se resuma en un libro del Che

la prefiero
y debe andar por ahí
tejiendo el orgullo 
debatiendo
naciendo sin respirar
sin contaminarse
preparando el camino

azuleándose los ojos

la prefiero revolucionaria

lo demás 
es secundario

Yo

UN GATO, SÍ, UN GATO



Un gato
sí, un gato
un gato robándole polvo al tiempo
con esa suerte que aún no me quiere llegar
gato de colores vistosos 
más pardos que la noche que siempre llega
colores para que los veas
e identifiques la falta de abrazos
el pan traicionado
el pez sin multiplicar
bocados multiplicando los ojos tiernos

Un gato
que no conocerá cementerios
un gatito
que como cualquiera de los de dos patas
ha recibido palo y agua caliente
mentiras tras mentira
rechazos de princesas
un gato que como tú o yo
escribía en lo interno de sí
                                         poesía

Nadie acude, la soledad, el desperdicio, las piedras del barrio
el puto día de invierno
Se dividen los turnos
las mortajas para algunos no contienen brotes de amor

Los gatos como Cristian Gillen
en solitario venciendo el horizonte
Como el Che y sus 5 clavos
en tantas partes del cuerpo
Como Túpac II y los desperdicios heredados por los españoles
Como todos los que un día saltaron el muro hacia la libertad
los que cavan túneles
los que expropian de todo
los que roban a la muerte
Como los tantos perdidos en Molinos de rostros hacinados
por orden de uno de esos villanos de cómic
dizque inmortal, sonriente, cachaciento mal parido

Un gato que ya no sabrá de lluvia y el calentamiento global
el bisfenol en las partículas del ambiente
ni tejados en noches enlunadas
ni una taza de té
ni que mañana es otro día que pintar y ronronear
tanta suerte en un solo bocado
tanta suerte por envidiar

Sin embargo
las piedras nunca distantes
aplastarán día a noche
el esfuerzo de los gusanos